Pastoral

Este año 2020 es un año muy significativo para las Misioneras Claretianas.

  • Por un lado, celebramos los 150 años de la muerte de San Antonio María Claret, fundador y pilar la de la congregación, junto a la Madre María Antonia París.
  • Por otro lado, se cumplen 100 años de la unión de todas las comunidades de Misioneras Claretianas, repartidas por el mundo creando así “UNA SOLA FAMILIA Y UN SOLO CORAZÓN PARA LA MISIÓN” lema elegido para conmemorar este centenario.

OBJETIVOS

  • Objetivo general
  • Conocer las injusticias y necesidades de hoy (VER), despertar la sensibilidad ante el necesitado (JUZGAR), reconocerse y actuar como instrumentos de cambio (ACTUAR) al estilo de nuestros fundadores el Padre Claret y la Madre París.
  • Objetivos específicos
Este curso 2020-2021 se trabajarán las dimensiones del perfil :

 

  • Conectados: Su corazón está a rebosar de amor… es el momento para que se atrevan a abrirlo para que ese amor desbordante salga buscando situaciones y personas donde entregarse.
  • Competentes: No se trata de abrir por abrir, se trata de abrir para amar, para entregarse justo como haga falta en cada momento. Para esto necesitarán “tirar” de todo lo que aprendieron y descubrieron el curso pasado y también necesitarán estar muy atentos a la voz de Dios y de las personas. Sus talentos saldrán a la luz tomando forma de compromisos.
  • Dialogantes: Hay tantas barreras que sobrepasar… Hay tantas heridas que sanar… Somos muchos y somos muy diferentes. El amor sabe de entendimiento, de respeto y escucha. Deben ser valientes y abrir su corazón para tender puentes con los que son diferentes.
  • Solidarios: Hay tanta injusticia que denunciar… Hay tantos corazones rotos por la ambición y el egoísmo de otros… Hay tantas vidas a la deriva, que es preciso alzar la voz de los que no pueden, recomponer sus corazones y acoger a aquellos que están solos y abandonados.
  • Comprometidos: Hay muchas oportunidades en las que implicarse. Hay muchos ámbitos en los que abrir el corazón para hacerlo todo nuevo, para ser creativo, para dar un poco de nosotros mismos dejando una huella de vida… Son jóvenes, y tienen un corazón lleno de vida, no deben malgastarlo en historias que no dan vida. Deben invertir su corazón en aquello que les da vida a ellos y a los otros.
  • Personas en continua búsqueda: Nunca deben quedarse satisfechos. No deben encerrarse en sí mismos. Son jóvenes y los corazones jóvenes siempre quieren más y más. Esta propuesta de “a corazón abierto” es la provocación de querer amar más y más.

LEMA DEL CURSO: A corazón abierto

Este curso es “A corazón abierto”, tiene continuidad con el del curso pasado. Ya hemos conocido en profundidad nuestro corazón y lo hemos puesto a tono…

Ahora… ¿de qué sirve aprender a amar si no nos ponemos a amar? No consiste en dejar nuestro corazón guardado en un cajón, en poner el cartel de “cerrado”. Al contrario, consiste en estar disponible, estar abiertos para compartir experiencias con otros. Es el siguiente paso para alcanzar la felicidad, y es que la felicidad pasa por compartir la vida, compartir el corazón.